Social Media Day 2014: Del periodismo simpático al periodismo empático

El año pasado, en este mismo escenario, les dije que no iba a hacerles perder el tiempo escuchando mis histeriqueos sobre las viejas buenas épocas del periodismo.
Obviamente, tampoco lo haré ahora.
Prefiero aprovechar el tiempo para invitarlos a una reflexión compartida sobre la necesidad de crear nuevos caminos para el periodismo.
No digo explorar. Porque se explora lo que ya existe.
Digo abrir nuevos caminos.
Esto significa desaprender los caminos que otros recorrieron antes y, machete en mano, abrir nuevos.
No hace muchos años, creo que aún hoy persiste, se enseña que el periodismo se asienta sobre la base de la objetividad.
Esto es verdad pero tan lejos llevamos el concepto que ya no lo entendemos como la necesidad de escuchar todas las campanas.
Tan al extremo fuimos que nos confundimos y terminamos descafeinando todo.
Que levanten la mano los que coincidan en que los periodistas somos aburridos, escribimos noticias aburridas, y hacemos medios aburridos.
Y sí, claro, perdimos la emoción.
Se nos secó el corazón.
No es que la audiencia se nos escapó.
La audiencia está ahí.
Sólo que perdimos la conexión con ella.
Esa no era sólo una conexión comercial.
Te vendo información, me comprás información.
Era una conexión que tenía que ver con los sentimientos, con los afectos…
¿Y saben con quién es más profunda esa brecha?
Con las nuevas generaciones.
Esas que hacen una audiencia nueva, distinta, con intereses sociales bien profundos.
Hace poco, un informe del New York Times decía que los Millennials son un público frustrantemente invisible.
Porque son casi imposibles de alcanzar con las estrategias de marketing convencionales que funcionan tan bien para otros grupos.
Vaya que es difícil entender a cada una de las tribus juveniles.
Sus comportamientos son distintos a los de las generaciones anteriores, menos previsibles para nuestras estructuradas formas de hacer las cosas.
Frente a ellos, nuestros modelos son obsoletos.
Por eso, bien vale la pena detenerse a mirar a esas nuevas generaciones.
Empecemos con una buena noticia: es mentira que las nuevas generaciones no lean.
Sí, son adictos a las nuevas tecnologías, pero leen.

Es cierto que hay características particulares en la relación entre los jóvenes y las noticias.
Para sus integrantes, los motores de búsqueda y las redes son más relevantes que las marcas existentes.
Esa ecuación, como verán, cambia en tanto aumenta la edad.
Y los que bajan son las redes sociales.
En conclusión, a los jóvenes no les importa demasiado dónde obtienen las noticias.
El smartphone es su conexión predilecta con el mundo.
Más datos para ratificar esto.
Los consumidores de noticias en Twitter son más jóvenes y tienen un mejor nivel educativo que los de Facebook.
Y lo mejor a los fines de lo que estamos hablando: el 45 por ciento de los consumidores de información en Twitter tiene entre 18 y 29 años.
¿Reciben esos usuarios información cruda, descontextualizada, sin carnadura, sin alma?
No.
¿Prefieren aquello que los motiva a compartir?
Claramente que sí.
¿Qué es lo que la lleva a compartir?
Miren el top ten de las razones por las cuales la gente joven comparte cosas en las redes sociales:
Resulta difícil, desde los viejos modelos y paradigmas de los periodistas y sus organizaciones, dar respuesta a las demandas.
Está claro que carecemos de los tres vectores fundamentales:
• Agenda
• Lenguaje
• Interfaces
Se trata de obrar con empatía.
Se trata de hacer, permítanme el neologismo, “periodismo empático”.
¿Saben lo que es la empatía?
No lo confundan con simpatía.
Todos queremos caer simpáticos, pero no nos sirve.
Hay tres clases de empatía.

Cognitiva: sé cómo ves las cosas, puedo adoptar tu perspectiva.
Emocional: te siento.
Preocupación empática: noto que necesitas ayuda y estoy dispuesto a dártela espontáneamente.
Busquen crear conexiones empáticas entre ustedes mismos.
Claramente, el desafío está en sus manos.
Sólo miren el pasado para abrevar en los valores tempranos peros perennes del periodismo.
Honestidad, credibilidad, seriedad, confiabilidad…
Pero a la vez siéntanse libres, siéntanse en una etapa fundacional.
Cuando alguien les diga que no se puede, no le hagan caso.
Cuando alguien les diga que no le gusta una idea, redoblen la apuesta.
Decía Peter Drucker que mejor que predecir el futuro es crearlo.
Las cosas nunca se logran sin algún fracaso en el medio. No le teman.
Experimenten, creen sus propios medios.
A esta altura, no hay más autoridad que ustedes mismos.
Mírense, reconózcanse como parte de la generación que va a ver resurgir al periodismo, pero distinto de todo lo que conocimos.
Estoy seguro que eso los hará relevantes entre ustedes mismos.
A final, siempre lo más importante es ser feliz.

 

Las lecciones del Sargento Joe, la charla en el #CongresoFopea

La presentación:

Así lo vieron:

Los videos:

Así nacen:

A game of social thrones:

Palabras de Félix:

Más información en:

El sitio del Congreso de Fopea

El nuevo sistema operativo social

Networked-Cover1Un nuevo sistema operativo social emerge de la triple revolución de las redes sociales, Internet y los móviles. En línea con las reflexiones del sociólogo español Manuel Castells, Lee Rainie y Barry Wellman lo describen en Networked (MIT Press, 2012), libro profundamente documentado que describe la naturaleza y las condiciones que permitieron el desarrollo de individuos interconectados.

Nuestra reseña aquí: La vida en la sociedad-red

El periodismo, en viejas frases

Gracias, @mtascon

Viejos tiempos del periodismo español, pero con definiciones que vale la pena releer.

  1. Reflexión de un crítico de teatro sobre la modernización de los oficios en los años 30. pic.twitter.com/RtsEH3njgg
  2. Para los periodistas que en digital siguen haciendo ediciones como si fuera papel: un sabio consejo de 1909 pic.twitter.com/hugA4SWwpn
  3. Así consiguió un reportero (Campo y Navas) información secreta de un Consejo de Ministros. De estos no quedan! pic.twitter.com/n7uYKTMkEW
  4. Un tipo de periodista…¿de otra época?
    Chiste de principios del XX pic.twitter.com/NOhxOJ0wXE
  5. Los problemas del periodismo…a principios del siglo pasado. pic.twitter.com/dWPNLkpBKf
  6. El periodismo “arte anónimo”. Definición de Corpus Barga en 1921. pic.twitter.com/rMjnhxsCc0

Como los dinosaurios

Julio C. Perotti

¿El final de una era?
Vía: 233 grados

Ver la entrada original

Se viene el social-media day

El 24 de octubre participaremos del Social Media Day en Córdoba.

Estaremos Participamos en un panel con Gerardo López, el Gato Fernández y Andrés Repetto.
Franco Piccato modera moderó y Julio Perotti expone. expuso.
Pronto, un anticipo de la charla.

Presentaciòn adicional

Llegó la hora de decir basta, y no lo digo yo

Alberto Salcedo Ramos recibió el Premio Ortega y Gasset al Periodismo.

Tuvo algunas reflexiones en línea con lo que planteamos en el post anterior Llegó la hora de decir basta.

Que la historia venza a la histeria

[View the story “Que la historia venza a la histeria” on Storify]

Llegó la hora de decir basta

Basta:

  • De llorar la crisis.

Asumo que todos somos, en más o en menos, responsables del actual estado del periodismo.

  • De derivar culpas.

No es Internet, no son las redes sociales. Soy yo el que no ha sabido mantener la atención de la audiencia.

  • De cultivar el quietismo.

Nadie vendrá a salvar la profesión en mi lugar. La responsabilidad es mía, es de cada uno. Debo asumirla.

  • De hacer una y otra vez lo mismo.

Ya conozco los resultados: malos, peores, nefastos. 

Debo cambiar:

  • La visión pesimista.
  • La actitud arrogante.
  • La cerrazón ante un mundo que cambia.

Debo saber:

  • Que no sé lo suficiente.
  • Y que debo aprender cada vez más.

Debo actuar:

  • Para dar un salto de calidad.
  • Para recuperar el centro de la escena.
  • Para recobrar  la credibilidad perdida.
  • Para volver a ser periodista digno.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.